Skip to content

Grados de Movimiento en OMT

marzo 6, 2014

…diferencia entre Kaltenborn y Maitland…

por César Hidalgo García

La sentencia de Paracelso “Todo es veneno, nada es sin veneno. Sólo la dosis hace el veneno” es perfectamente aplicable a la OMT. Muchos de nuestros tratamientos tienen un buen potencial terapéutico si se aplican, en su dosis apropiada, sobre la disfunción indicada.

La importancia de la graduación en las técnicas de movilización y manipulación OMT se ve reflejada en la relativa pronta aparición histórica de los diferentes sistemas de grados de movimiento en las principales metodologías de terapia manual, como la de Kaltenborn (1952) y la de Maitland (que publicó en 1965 la metodología creada por la profesora J.M. Ganne). Así, los grados de movimiento en Terapia Manipulativa Ortopédica cumplen la función de registrar los procesos de evaluación, medir la dosis de las técnicas, así como facilitar su comunicación en el ámbito clínico, docente e investigador.

Sin embargo, los artículos de investigación no suelen describir con mucha precisión los procedimientos utilizados, incluyendo la dosis empleada de los mismos. Cuando la investigación reporta la dosis, la comprensión de la dosis a menudo se complica por las diferencias entre los sistemas de graduación y sus evoluciones.

Los diagramas de los grados de movimiento en terapia manual se construyen de acuerdo a la resistencia del tejido a movilizar. Así,

Kaltenborn describe un sistema de grados I-III para los movimientos translatorios durante la evaluación y tratamiento del juego articular en el que:

  • El movimiento Grado I es una fuerza de tracción extremadamente pequeña que produce un incremento casi inapreciable de la separación articular
  • El movimiento Grado II quita el slack o holgura de los tejidos periarticulares y los tensa. En la Zona de Slack (ZS), al inicio del rango Grado II, hay una muy pequeña resistencia al movimiento pasivo.

Un mayor movimiento en el Grado II hacia la Zona de Transición (ZT), tensa los tejidos y el terapeuta siente más resistencia al movimiento pasivo.

Al final del rango Grado II, en la Primera Parada, se siente una marcada resistencia al movimiento pasivo.

  • El movimiento Grado III se aplica una vez se haya eliminado todo el slack y se tensen todos los tejidos (más allá de la Zona de Transición).

Maitland numeró los grados de I-IV, aportando posteriomente el grado V y la calificación “+” o “-“ para los diversos grados. Así,

  • El Grado I es un movimiento de pequeña amplitud realizado al principio de la amplitud articular disponible.
  • El Grado II es un movimiento de gran amplitud realizado dentro de la amplitud articular disponible con una parte sin resistencia.
  • El Grado III es un movimiento de gran amplitud realizado con resistencia o hasta el límite del recorrido articular medio.
  • El Grado IV es un movimiento de pequeña amplitud realizado con resistencia o hasta el límite del recorrido articular medio.
  • El Grado V es un movimiento de pequeña amplitud y alta velocidad realizado habitualmente, pero no siempre, en el extremo del recorrido disponible.

Con el objetivo de solucionar el problema derivado de la distinta terminología empleada, existen propuestas como las de Pfund y Zahnd de integrar las graduaciones de Maitland y Kaltenborn. Así, para estos autores;

  • el inicio de la zona de transición de Kaltenborn sería equiparable a la primera sensación de resistencia (R1) de Maitland.
  • la Primera Parada de Kaltenborn sería equiparable al 75% de la relación R1-R2 de Maitland (dónde R2 representa la resistencia final).

Sin embargo, según Kaltenborn, hay que considerar que las diferentes graduaciones son esencialmente diferentes. Los grados de movimiento de Maitland describen amplitudes u oscilaciones rotatorias en diferentes lugares dentro del rango de movimiento según las diferentes resistencias mientras que Kaltenborn describe rangos de movimiento translatorios del juego articular, antes y después de una barrera, llamada “Primera Parada”. Por tanto, aunque ambos diagramas se describen en función de la resistencia tisular, el diagrama de Maitland representa un movimiento de mucha mayor amplitud que los movimientos translatorios (generalmente, de mucha menor amplitud) de Kaltenborn.

Desde nuestra visión, hay que considerar que actualmente es difícil la integración de los dos principales sistemas de graduación en OMT y, por tanto, es necesaria la especificación y comprensión del sistema utilizado en nuestras comunicaciones. Cada sistema tiene su significado e implica diferentes procedimientos terapéuticos pero ambos son válidos para la comunicación y medición de las actuaciones terapéuticas.

A pesar de las diferencias entre los sistemas y las preferencias personales de uso de uno u otro sistema en función de la educación recibida de cada terapeuta, esto no es excusa para dejar de comunicar y de comprender la dosis aplicada en nuestros procedimientos terapéuticos. ¡Usemos los grados de movimiento con conocimiento por el bien de nuestros pacientes.

Anuncios

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: